junio 2, 2024

La Nave Del Misterio

Blog sobre noticias del misterio

La carrera por revelar el origen de las supuestas naves ‘alien’ recién descubiertas

Avi Loeb compara los avances de su expedición interestelar con la sorprendente audiencia de la comisión del Congreso de EEUU sobre la supuesta ocultación de naves alienígenas

Después de asimilar la avalancha nocturna de una docena de solicitudes por correo electrónico para nuevas entrevistas en los medios de comunicación, mi mañana del lunes empezó con un carrera de cinco kilómetros al amanecer en compañía de conejitos recién despertados que saltaban por la brillante hierba mojada por el rocío. Al cabo de un par de horas, pronuncié la conferencia inaugural en un auditorio repleto de miembros del equipo del Proyecto Galileo llegados de todo el mundo para celebrar los logros de nuestro segundo año de investigación. El proyecto se puso en marcha a raíz de informes anecdóticos de personal militar y de inteligencia que casualmente se encontraba en el lugar adecuado para observar fenómenos anómalos no identificados (FANI). En cambio, el programa de investigación del Proyecto consiste en un estudio sistemático del cielo basado en sensores bien calibrados y totalmente controlados en el infrarrojo, la óptica, la radio y el audio.

¿Está la humanidad en la cúspide de una revolución transformadora en su perspectiva cósmica y sus aspiraciones para el espacio interestelar?

El equipo visitó el primer Observatorio Galileo operativo en la Universidad de Harvard, cuyos datos están siendo analizados actualmente por un software de aprendizaje automático entrenado para identificar objetos terrestres como pájaros, globos, drones o aviones y comprobar si hay algo extraterrestre.

En los últimos dos años, desde que anunciamos el Proyecto con el Dr. Frank Laukien, la percepción pública sobre los FANI ha cambiado drásticamente. Hace apenas una semana, David Fravor, Ryan Graves y David Grusch declararon bajo juramento ante la Cámara de Representantes de Estados Unidos sobre sus encuentros con FANIs. Grusch prometió facilitar los datos de contacto de las personas implicadas en los programas de recuperación e ingeniería inversa de naves extraterrestres en los lugares donde se estrellaron. Su cooperación ofrece una vía para la verificación de los hechos o la desestimación de sus afirmaciones.

La cuestión fundamental es si la revelación de información por parte del gobierno se producirá antes o después de que el Proyecto Galileo encuentre pruebas independientes de materiales FANI. En concreto, ¿es más fácil saber lo que hay en el espacio interestelar a partir de una excavación de 2 kilómetros de profundidad en el Océano Pacífico que a través de los políticos de Washington?

placeholder
Desde la derecha: Stein Jacobsen, Avi Loeb y la becaria de verano de Loeb, Sophie Bergstrom, en el laboratorio de la Universidad de Harvard (31 de julio de 2023).

La expedición del Proyecto Galileo que dirigí al lugar donde se estrelló el primer meteorito interestelar reconocido, IM1, recuperó gotas que se fundieron de la superficie de IM1 al quedar expuesta al inmenso calor de la bola de fuego creada por su fricción en el aire a unos 20 kilómetros sobre el Océano Pacífico. La fusión era inevitable, ya que la bola de fuego liberó en 500 kilogramos de materiales un porcentaje de la energía de la bomba atómica de Hiroshima. A nuestro regreso de la expedición, mi becaria de verano, Sophie Bergstrom, aumentó el censo total de esférulas a 727, más de un orden de magnitud por encima de la cosecha de nuestro barco, el Silver Star. Posteriormente, mi postdoc de Galileo-Keto, Laura Domine, creó un mapa del rendimiento de esférulas por unidad de masa de material de fondo recogido. El mapa muestra un claro exceso de esférulas en torno a la trayectoria del meteoro, muy por encima de los niveles de fondo lejos del lugar del choque. Analizando la composición de las esférulas a lo largo de la trayectoria del meteoro, definida por las tres llamaradas en la curva de luz del bólido, planeamos comprobar en el laboratorio de mi colega de Harvard, el profesor Stein Jacobsen, si la composición de las esférulas es diferente de los materiales del sistema solar en términos de abundancia de isótopos elementales y radiactivos. Los resultados se comunicarán en un artículo científico que se presentará para su publicación en una revista revisada por expertos.

placeholder
Una de las 360 esférulas encontradas hasta ahora por Loeb, bajo el microscopio. (Avi Loeb)

Tras visitar el laboratorio de Jacobsen a última hora de la tarde, me apresuro a ir a la cena-banquete de la conferencia en el hotel Sheraton Commander de Harvard Square. De camino a la sala de la cena, observo con el rabillo del ojo algunas caras conocidas sentadas en taburetes de bar en la sala contigua. Eran: Tim Gallaudet, Ryan Graves, Garry Nolan y Danny Sheehan. Tras saludarles, les pregunté si estarían interesados en celebrar una mesa redonda ante los asistentes a la conferencia antes de la conferencia prevista para el banquete. Todos aceptaron.

La mesa redonda, que moderé, se centró en la audiencia del Congreso, la legislación bipartidista y las implicaciones para el futuro inmediato. Todos los panelistas se mostraron entusiasmados con los meses venideros.

¿Está la humanidad en la cúspide de una revolución transformadora en su perspectiva cósmica y sus aspiraciones para el espacio interestelar? Esperamos una mesa redonda aún más emocionante en el banquete del tercer año del Proyecto Galileo, en la que participen científicos, políticos, filósofos, teólogos y, con un poco de suerte, tal vez un visitante interestelar que se haya pasado por el bar del hotel Sheraton Commander. https://datos.elconfidencial.com/modulo-firma-interior-avi-loeb/

Pulsa aquí para ver todas las columnas de Avi Loeb en Novaceno. Ya puedes reservar aquí el nuevo libro del profesor Loeb, Interstellar.

FUENTES: EL CONFIDENCIAL

About Author