Facebook

Twitter

29 noviembre 2021

La Nave del Misterio

Noticias del Mundo del misterio, lo paranormal, ufología.

Cuando se abrió la tumba de Jesús por primera vez en cientos de años, los científicos hicieron un descubrimiento revolucionario

0 2
Comparte en las Redes!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Israel actual alberga algunos de los lugares sagrados más venerados del cristianismo, pero ninguno es más importante que la Iglesia del Santo Sepulcro, que se dice que alberga la tumba de Jesús.

Después de siglos de deterioro por el agua y los daños estructurales, los científicos finalmente comenzaron una renovación largamente esperada de la tumba en octubre de 2016. Cuando retiraron una losa de mármol por primera vez en cientos y cientos de años, debajo de ella había un descubrimiento nunca antes visto.ADVERTISEMENT

La tumba más importante de la cristiandad

Según la crónica del Nuevo Testamento sobre su muerte, la tumba de Jesús se construyó cerca del lugar de su crucifixión. La estructura debía encerrar tanto su cuerpo como la cruz en la que murió. Y aunque no se ha demostrado arqueológicamente el lugar exacto del entierro, los historiadores sí saben una cosa segura sobre la actual Iglesia del Santo Sepulcro.

La primera iglesia en este lugar fue construida por el emperador romano Constantino el Grande hacia el año 326 de la era cristiana, y estaba destinada a albergar su propia sepultura. En primer lugar, la madre de Constantino, Helena, fue enviada a encontrar la ubicación exacta de la tumba de Jesús desde tres siglos antes. Con la ayuda de un obispo llamado Eusebio, creyó haberla encontrado.ADVERTISEMENT

Primeras renovaciones

Desde el emplazamiento de la iglesia que estableció la madre del emperador Constantino, la Iglesia del Santo Sepulcro pasó por varias iteraciones, impulsadas en gran medida por los siglos de los cruzados.

El campanario de la iglesia se derrumbó en 1545, por lo que los frailes franciscanos llevaron a cabo su propia renovación en la iglesia descuidada durante mucho tiempo. Esto incluyó una de las primeras limpiezas del edículo: el santuario que alberga la tumba de Jesús.ADVERTISEMENT

Sellaron el sepulcro

Los monjes franciscanos sellaron entonces el sepulcro en 1555. Para preservar el lugar y evitar que los ávidos peregrinos tocaran el lecho de roca en el que estuvo el cuerpo de Jesús, los monjes instalaron una losa de mármol sobre la tumba de piedra caliza.

Durante siglos, ha permanecido sin abrirse. Los arqueólogos querían excavar más en la sepultura para ver si había alguna prueba arqueológica de que el cuerpo de Jesús estuvo allí.ADVERTISEMENT

Hace mucho tiempo que se necesita

La restauración moderna de la iglesia del Santo Sepulcro llevaba varios siglos de retraso. Pero llevar a cabo cambios en este importante lugar sagrado de la cristiandad es notoriamente difícil. Parte de la dificultad proviene del hecho de que tres grandes confesiones cristianas, la católica romana, la armenia apostólica y la griega ortodoxa, comparten la custodia de la iglesia, y no siempre están de acuerdo entre sí.

Por ejemplo, desde hace dos siglos y medio se discute si se debe o no retirar una escalera de cedro del Líbano que se encuentra sobre la entrada de la iglesia. El objeto ha sido apodado cariñosamente «la escalera inamovible», y aún hoy sigue allí. Dejando a un lado las diferencias, los sacerdotes decidieron que era hora de hacer una limpieza. No sabían lo que acabarían presenciando.ADVERTISEMENT

Planificación de la renovación y la excavación

En 1947, durante el dominio colonial británico, se colocaron andamios de hierro alrededor del edículo de estilo otomano para evitar que se derrumbara. Luego vino un proyecto de 2016 para ayudar a preservar este lugar tradicional de la tumba de Jesús. Emprendida por un equipo de científicos de la Universidad de Atenas, esta restauración incluiría también una excavación arqueológica de la tumba de Jesús. Con suerte, podrían revelar su contenido más íntimo.

El creciente campo de la arqueología bíblica tiene como objetivo revelar la verdad histórica (o, por el contrario, refutarla) de los acontecimientos y lugares descritos en la Biblia. Este era exactamente el plan de la excavación de 2016. La tecnología moderna proporcionaría un acceso sin precedentes a la información que ha provocado a los entusiastas de la Biblia durante toda su vida. La pregunta principal que los científicos buscaban responder: ¿fue la tumba actual de la Iglesia del Santo Sepulcro realmente el lugar de descanso final de Jesús?ADVERTISEMENT

Falta de pruebas

Siglos de guerras y catástrofes naturales hicieron que los científicos sospecharan mucho de que el edículo albergara realmente la tumba de Jesús. Pocas décadas después de su muerte, Jerusalén fue completamente destruida, arrasada en el año 70 d.C. durante la primera guerra judeo-romana. Para complicar aún más las cosas, a pesar de lo que está escrito, sólo hay pruebas físicas de dos crucifixiones realizadas por los romanos durante la época de Jesús (una fue encontrada cerca de Jerusalén en 1968, la otra en Italia, en 2018).

Además, la historia conocida de la iglesia hacía improbable que el enterramiento permaneciera en el mismo lugar. Después de todo, había sido destruida o alterada por siglos de sucesivos conquistadores. Ahora, el plan era eliminar el moho y los daños causados por el agua, reforzar el exterior del edículo que empezaba a desmoronarse y, finalmente, excavar la tumba de Jesús. Las excavaciones más recientes en los alrededores del lugar les daban la esperanza de que podrían encontrar algo enorme.ADVERTISEMENT

Un descubrimiento anterior

A partir de las excavaciones realizadas en la iglesia durante la década de 1970, los investigadores pudieron determinar que la estructura del Santo Sepulcro se construyó con la intención de encubrir la religión dominante anterior al cristianismo.

El lugar que Helena y Eusebio habían declarado como la tumba de Jesús había sido primero un templo de los dioses romanos Júpiter o Venus, construido por el emperador Adriano siglos antes del reinado de Constantino.ADVERTISEMENT

Virgilio Canio Corbo

El líder de la excavación en los años 70, un sacerdote franciscano y arqueólogo llamado Virgilio Canio Corbo, conjeturó que el recinto de la iglesia habría estado más o menos en el mismo lugar que en la época de Adriano.

Esto significa que la ubicación del edículo no habría cambiado desde el siglo II de nuestra era. Aunque la hipótesis de Corbo ha sido rebatida, afortunadamente han aparecido más pruebas que apoyan la afirmación de que éste fue realmente el lugar de la tumba de Jesús.ADVERTISEMENT

¿Más allá de las murallas de la ciudad?

Otras excavaciones llevadas a cabo durante el siglo XX revelaron descubrimientos innovadores en la Iglesia del Santo Sepulcro. Entre ellos se encontraban varias tumbas en la roca y una antigua cantera de piedra caliza que se cree que son los restos de la primera iglesia de Constantino del año 326, una descripción que corrobora la que se da en la Biblia. Estos hallazgos arrojan una luz importante sobre la ubicación actualmente aceptada de la tumba de Jesús.

Otra cuestión clave es si la ubicación actual habría estado dentro de las murallas de Jerusalén durante la época de la muerte de Jesús. La Biblia nos dice que fue enterrado fuera de las murallas de la ciudad, pero la iglesia y la tumba actuales se encuentran dentro de las murallas de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Pero más descubrimientos demostraron que la iglesia habría estado fuera de la ciudad durante el tiempo inmediatamente posterior a la muerte de Jesús, y las murallas se expandieron después. Hasta aquí, muchas cosas se alineaban.ADVERTISEMENT

Obtención de la luz verde

Estos descubrimientos más recientes que se han hecho en la iglesia y sus alrededores se tuvieron en cuenta cuando los monjes del Santo Sepulcro tomaron la decisión de permitir que el equipo de Atenas comenzara los trabajos de restauración.

Con la promesa del equipo de que no se alteraría la estructura existente, se dio la aprobación. Los trabajos se iniciaron, y con ellos, una oportunidad única de ver el interior de la tumba de Jesús.ADVERTISEMENT

Los daños

El equipo tardó diez meses en completar la restauración del exterior del edículo. Con esmerado cuidado, eliminaron el moho y los daños causados por el agua a mano, y también insertaron tornillos modernos para reforzar las paredes y los cimientos.

De este modo se aseguró que la estructura se mantuviera en pie al menos durante varios siglos más. Pero el equipo de investigadores dejó la mejor parte del increíble proyecto para el final.ADVERTISEMENT

Abrir la cámara funeraria

¿Recuerda la losa de mármol que los monjes franciscanos colocaron sobre la cámara funeraria para evitar que quedara expuesta a millones de peregrinos? El equipo estaba a punto de moverla por primera vez desde que se colocó allí a mediados del siglo XVI. Era un momento de descubrimiento que los científicos -y los monjes- llevaban esperando toda su vida.

Los días 25 y 26 de octubre de 2016, el equipo trabajó en la Iglesia del Santo Sepulcro durante sesenta horas seguidas para retirar la losa de mármol, teniendo especial cuidado de no dañar ninguna parte de la cámara funeraria circundante. Cuando por fin se levantó el mármol, el equipo vio algo que no esperaba.ADVERTISEMENT

Invisible durante siglos

Bajo el mármol había varias capas de suciedad y restos que se habían acumulado durante, literalmente, miles de años. Era la primera vez que los humanos ponían los ojos en la parte más profunda de la cámara funeraria, y muy posiblemente la última. Tras horas de excavación, rebuscando y removiendo los escombros, hicieron un nuevo e impactante descubrimiento.

Los científicos no sabían que debajo de la que pusieron los monjes franciscanos en 1555 había otra losa de mármol. Fue una completa sorpresa. Mientras que la primera capa de mármol era de un blanco lechoso, la segunda era gris, señal de su extraordinaria antigüedad. En la superficie del mármol gris, el equipo descubrió algo que no podía creer. Había una cruz bellamente inscrita en el centro de la piedra.ADVERTISEMENT

¿Qué significa?

Esta segunda losa de mármol, oculta durante mucho tiempo, era un misterio tan grande que puso a los historiadores en un frenesí de búsqueda de respuestas. Algunos especularon que la cruz fue colocada allí durante la época de los cruzados, como una marca duradera de una de sus conquistas de la Ciudad Santa. Algunos pensaron que una grieta en su superficie podría ser el resultado de un ataque de los conquistadores árabes incluso antes de las Cruzadas, hacia el año 1009.

Sin embargo, otros sugirieron que podría ser aún más antiguo. A pesar de la multitud de teorías, había una cosa en la que el equipo estaba de acuerdo. El mármol recién descubierto tenía que ser al menos tan antiguo como las paredes que lo rodeaban, lo que lo haría, como mínimo, de quinientos años. Pero ¿había alguna forma de verificar su antigüedad?ADVERTISEMENT

Contra el reloj

La verdadera fecha de la tumba recién explorada sólo podría averiguarse tras un largo análisis científico. Con sólo dos días de trabajo, el equipo recogió todas las muestras de roca que pudo de las profundidades de la cámara funeraria. Las muestras se enviaron a un laboratorio para su datación. Tardarían un año en dar resultados.

Un arqueólogo, Martin Biddle, realizó un estudio innovador sobre la zona de la iglesia que rodea el edículo. Utilizó imágenes térmicas y minicámaras robóticas para ayudar a construir modelos virtuales de santuarios que podrían haberse construido sobre la tumba. A partir de su investigación, consideró que existía la posibilidad de que la ubicación actual no hubiera cambiado desde la época de Constantino. Pero esto estaba aún por demostrar.ADVERTISEMENT

Obtención de los resultados del laboratorio

El equipo de excavación de 2016 utilizó un proceso llamado luminiscencia óptica estimulada (OSL) para determinar cuándo fue la última vez que el material recogido fue expuesto a la luz. Esto proporcionaría las pruebas científicas para demostrar la fecha exacta de la cámara. Después de casi un año, llegaron los resultados.

A pesar de las pruebas anteriores que vinculaban la cámara con el periodo de los romanos antes de que se convirtieran en cristianos, las pruebas más recientes demostraron que la losa sepulcral y la cubierta oculta fueron expuestas por última vez durante el siglo IV. ¡Ese fue el mismo período de tiempo en el que la primera Iglesia del Santo Sepulcro fue construida por Constantino!ADVERTISEMENT

Más pruebas

Hubo más descubrimientos que pudieron proporcionar un registro arqueológico convincente en toda la profundidad de la cámara. El análisis del mortero extraído de la pared sur de la tumba corroboró la datación de la losa de mármol y la cubierta. Para el equipo de Atenas y los monjes que tuvieron la oportunidad de supervisar los trabajos, fue una noticia positivamente electrizante.

Una vez terminada la restauración, es poco probable que las losas de mármol y la cámara funeraria vuelvan a abrirse en un futuro próximo. Los resultados de la excavación revelaron nuevos datos que cambiarán para siempre la forma en que la gente de todo el mundo ve el lugar más sagrado del cristianismo. Las repercusiones se hicieron sentir a lo largo y ancho del planeta.ADVERTISEMENT

Convertir a los no creyentes en creyentes

Incluso algunos de los mayores críticos de la arqueología con respecto a la autenticidad del lugar de la tumba de Jesús han cambiado de opinión con respecto a los recientes descubrimientos.

El famoso arqueólogo israelí Dan Bahat, que puso en duda la veracidad de la afirmación de Corbo de que la Iglesia estaba más o menos en el mismo lugar que cuando se construyó hace casi dos mil años, dijo que ahora no hay razón para dudar de la veracidad del lugar.ADVERTISEMENT

Las pruebas

Aunque no haya pruebas contundentes que demuestren que el cuerpo de Jesús fue realmente enterrado directamente debajo del edículo existente, «realmente no tenemos ninguna razón para rechazar la autenticidad del sitio», dice Bahat.

«Ciertamente, no hay otros yacimientos que puedan reclamar algo de tanto peso». Aunque el mundo protestante y muchos arqueólogos creen que el sitio real estaba fuera de la Ciudad Vieja, en un lugar llamado la Tumba del Jardín, los hallazgos de las excavaciones de 2016 convencieron a más de un experto.ADVERTISEMENT

¿Por qué es importante?

Sin duda, los arqueólogos y los buscadores de la verdad histórica seguirán haciendo descubrimientos revolucionarios que revelen nuevas verdades sobre la historia física detrás de las historias de la Biblia. Pero para los verdaderos creyentes, hallazgos como el realizado por el equipo de Atenas son intrascendentes. Un viaje a Jerusalén es prueba suficiente.

Al encontrarse con la ciudad por primera vez, es difícil no sentirse abrumado por las cuestiones de la historia. Una vez dentro de la Ciudad Vieja, los visitantes verán a innumerables peregrinos alegrándose, llorando, bendiciendo a sus hijos y experimentando su propia forma de epifanía religiosa. Para ellos, la autenticidad de los lugares es inquebrantable, y las respuestas que buscan están simplemente en su fe.ADVERTISEMENT

Fuentes: National Geographic, Ynet

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Comparte en las Redes!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Puede que te hayas perdido